Escrito por Tendenzias

Hámsteres, mascotas de compañía (IV)

Algunos consejos si está pensando en comprar un hámster: El hámster dorado se caracteriza por su pelaje amarillo oro y una fecundidad excepcional. La gestación es tan sólo de dos semanas. Se reproduce mucho mejor en cautiverio. Su popularidad está ligada a que se los utiliza tanto para laboratorio como para mascota doméstica.

hamster1

Originario de Siria, resiste muy bien las altas temperaturas. Este hámster es muy popular entre los niños. Sin embargo, no es una mascota de compañía destinada a los niños muy pequeñitos.

El hámster, sobre todo cuando es joven, necesita cuidados atentos y paciencia. Si este no fuera el caso, puede volverse agresivo y morder. Es necesario saber que, contrariamente a la rata, el hámster no busca – particularmente- contacto. Así que la relación afectiva no es demasiado evidente, al principio.

No es aconsejable alojar al hámster en una de las habitaciones de la casa. No hay que olvidar que se trata de un animal nocturno. De noche se torna mucho más activo y hace bastante ruido.

hamster2 hamster3

La jaula que sea, preferentemente, rectangular y con espacio suficiente. Lo conveniente es que sea instalada en algún sitio tranquilo donde pueda dormir durante el día.

Al igual que todos los roedores, el hámster necesita jugar y correr mucho para conservarse en buena salud. Para ello, hay que comprarle una rueda con la cual pueda distraerse. Se sugiere dejarlo salir de la jaula al final del día. Obviamente, no hay que dejarlo vagabundear por la casa.

A la hora de la adquisición, hay que privilegiar un animal que mida de 7 a 10 cm., muy despierto y con pelaje brillante y limpio. Estos son signos de buena salud.

hamster4

Es fundamental que la alimentación sea buena y variada. Hay que lavar los recipientes y no dejar ningún alimento perecedero dentro de la jaula. No que hay que darles chocolates jamás ya que, para estos animalitos, es muy tóxico. Por otra parte, no necesitan alimentos azucarados si no su alimento cotidiano.

A la jaula hay que limpiarla una o dos veces por semana. Es inútil intentar lavar a un hámster.  Se encarga sólo de su higiene. Si se les puede proveer de un piso de arena es mejor ya que, de este modo, ellos podrán revolcarse, jugar, al mismo tiempo que se quitan las pieles muertas. Hay que utilizar la arena adecuada, la que se vende en las veterinarias y no del río ni del mar.

Los niños tendrán que aprender buenos modales, si es que no los tienen ya para no lastimar ni asustar a su nuevo compañero. Lo mejor, al menos durante el primer mes, es que los niños permanezcan bien cerca de la jaula para que el hámster se acostumbre a su presencia. Pero, no es conveniente que alzen al hámster en brazos desde el primer día.

Vía | Terra Nova

Imágenes: pyza*

AnimalesMascotas

Newsletter