Escrito por Tendenzias

La historia del gato persa

Afortunadamente, a partir del siglo XVIII comienzan a evolucionar, lentamente, las mentalidades en Europa. Sin duda, esta evolución se debió a la importación de Oriente de los gatos de Angora y a los gatos persas.

persa1

Este gato de nariz aplastada que evoca, innegablemente, la voluptuosidad podría haber sido armenio, persa o turco. El gato persa, ya célebre en Europa del siglo XVIII, es hoy en día una de las razas más representativas en las exposiciones felinas.

Un caballero romano, Pietro della Valle, lo habría traído de alguno de sus viajes a Persia alrededor del año 1550. Los orígenes exactos del gato persa aún se desconocen. Según algunos, el persa de pelo largo proviene de los Angoras de Turquía. Los navegantes lo habrían llevado a Persia.

Pero, el gato persa se reprodujo en Italia, luego fue llevado a Francia, más tarde a Inglaterra y se le ha llamado de diferentes formas: gato chino, gato francés, gato indio. En fin, hoy es reconocido como gato persa.

persa2

La primer variedad introducida en Europa fue el persa blanco, elegido por Luis XV. Hacia el año 1900 el persa azul se hizo muy popular. El gato persa blanco y el gato persa azul continuan siendo los más apreciados.

persa blanco

Recién a principios del siglo XX, los británicos presentaron las primeras gatas persas hembras tricolor y las gatas persas color escama de tortuga.

persatortuga

El pelaje de esta gata persa “color escama de tortuga” es sumamente difícil de conseguir y eso le confiere más valor. Como todos los gatos persas y, quizás aún más, esta especie se caracteriza por su belleza tricolor y también por sus enormes ojos cobrizos.

Vía |

Foto 1: Flickr, Foto 2: Flickr, Foto 3 y 4: Terra Nova

AnimalesMascotas

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos