-    Escrito por gon

Perros transgénicos

Hace alrededor de dos semanas, un grupo de científicos de la Universidad de Seúl anunció con satisfacción el nacimiento de Ruppy, una perra de características especiales que no sólo ha logrado convertirse en noticia y acaparar la atención mundial por ser el primer can transgénico de la historia sino también por las propiedades fluorescentes de su cuerpo.

Este ejemplar, informa 20Minutos.es, forma parte de una camada de cinco cachorros a los cuales los especialistas le han otorgado, gracias a la clonación de fibroblastos de anémonas marinas, la capacidad de producir una proteína capaz de adquirir un intenso brillo rojizo al ser expuesta a la luz ultravioleta.

Según informa ABC.es, este resultado se obtuvo tras llevar a cabo numerosas divisiones celulares e implantar 344 embriones en veinte perras. A partir de entonces, se contabilizaron siete embarazos, dos fallecimientos fetales y cinco sobrevivientes que son los que, por estos días, lograron asombrar (y hasta iluminar con su atípico cuerpo) al mundo.

Si bien todavía no se ha logrado comprobar su eficacia y el método utilizado ya ha generado polémicas entre los amantes de los animales y quienes se oponen a la manipulación genética, muchos expertos, entre los que se encuentra CreMyong Ko, un científico de la Universidad de Kentucky que ha participado de la creación de Ruppy, aseguran que este novedoso experimento abre la posibilidad de que, en un futuro cercano, este tipo de prácticas pueda servir para curar enfermedades propias del ser humano.

Más allá de los supuestos beneficios que varios hombres le han atribuido a estas manipulaciones genéticas, la humanidad debería replantearse su afán por querer superar a la naturaleza ya que quedó demostrado que, de alguna u otra forma, esa ambición y la soberbia del ser humano sólo nos lleva hacia la autodestrucción.

Foto: Flickr