Escrito por

Los gatos siameses y los reyes de Tailandia

A los gatos siameses también se les llama Diamante de la Luna, y son originarios de Tailandia. Son gatos de talla mediana, poseen una gran personalidad, son muy sensibles, nerviosos, y su maullido es muy especial, algo ronco. Hay que cuidarlo mucho porque puede desarrollar problemas psicológicos. Es un gato muy esbelto, hermoso, y con sus ojos de unos azules tan intensos que no parecen reales.

Los gatos siameses eran casi exclusivos de la nobleza.
Ellos los preferían a todos los otros gatos y se cuentan verdaderas historia sobre la devoción que despertaban  en la nobleza tailandesa.
Esta historia que es muy contada en Tailandia, era de los tiempos muy, pero muy antiguos, o sea de tiempos ancestrales.
Cuando moría el rey de Tailandia, y lo enterraban, junto con el rey ponían en su tumba a su gato siamés. Eso significa la importancia que ocupaban los gatos siameses en la vida del rey, no sólo ocupaban el lugar como mascotas, sino que representaban algo más.

En la tumba del rey de Tailandia, se acostumbraba dejar un orificio, no muy a la vista, de un tamaño como que pudiera pasar el gato siamés, enterrado junto con su amo el rey. Cuando el gato lograba salir de la tumba del rey, se decía que el alma del rey se había adentrado en el gato siamés o sea en su mascota.
Esta creencia estaba tan arraigada y la creían tan cierta, que cuando se iba a coronar al nuevo rey, el gato siamés tenía un lugar especial en la coronación, porque decían que de esta manera el rey anterior, el que había muerto, estaría presente en la ceremonia de coronación del nuevo rey, su sucesor.