Escrito por

Los microchip y los perros perdidos

La historia de Buster, un perro labrador viene a confirmar lo importante que es que las mascotas lleven un microchip.
Buster se perdió de su casa, sus dueños lo buscaron por todos lados, tanto cerca como lejos del lugar, pero no pudieron encontrarlo, a raíz de ello se comenzaron a tejer muchas historias.

Pensaron que lo había raptado, para cobrar rescate, pero el llamado no llegó, también pensaron que le había pasado algo malo, hasta que se lo había comido un león.
A los 6 meses, su dueña ya no tenía esperanzas de encontrarlo…
Pero a 2.000 km, de su casa en la ciudad de Salinas, California, un miembro del refugio encontró a Buster, y poco después se dieron cuenta que tenía un microchip.
El microchip tenía todos los datos de su dueña, a la que la llamaron a todos los teléfonos, pero no la pudieron ubicar. La política de esos refugios es que pasados un tiempo si no aparecen los dueños de los perros, son dados en adopción.
Como no se podían comunicar, como último intento, enviaron una carta y la dueña de Buster, la recibió cuando se vencía el plazo para ir a buscarlo, inmediatamente su dueña se comunicó con el refugio para ir a buscar a su querida mascota.
Nunca se supo y su dueña no se imagina como llegó tan lejos de su casa y como después de 6 meses es encontrado, todo un misterio.
El reencuentro fue muy emotivo, ella agradeció que lo cuidaran y dijo que estaba más gordo y parecía mayor.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos