Escrito por

Perros nerviosos | Cómo ir al veterinario

Cuando éramos niños, muchos odiábamos ir al consultorio de un médico o un odontólogo. Con los perros sucede algo muy similar al momento de llevarlos con un veterinario. El animal se pone nervioso, fastidioso y a veces se comporta como si tuviese miedo.

consulta veterinariaImagen de María S.M.

Esto se debe a un factor particular: el desconcierto. El perro se “marea” al ingresar a un lugar en el que su olfato le indica que han estado allí muchos otros animales (de cualquier tipo). El can no puede razonar que sólo se trata de olor y se muestra nervioso porque está asustado de ser atacado.

Otro punto importante a tener en cuenta es que el veterinario debe tocarlo para examinarlo y el perro no suele estar acostumbrado a que alguien que no sea su amo se ponga tan exhaustivo para tocarlo.

Además hay que tener otra cosa: el animal es retirado de su espacio habitual (el suelo) cuando se lo examina y eso hace que el desconcierto se potencie. Algunos animales se terminan acostumbrando a visitar al veterinario, pero el perro es más desconfiado y le cuesta mucho adaptarse a la situación.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos