Escrito por

Cómo hacer rascadores de gatos caseros

Siempre vemos a nuestros felinos rascarse por doquier. Las alfombras, la puerta, los árboles y hasta nuestros pantalones. Lo que muchos no saben es la importancia de tener un rascador para un gato, y sobre todo si el felino es de interiores y no tiene la posibilidad de hacerlo en la calle.

rascador gato

En este post te daremos unos sencillos pasos para que construyas tu propio rascador para el gato. Continua leyendo para evitar que tu gato te destroce los muebles o sofás.

Generalmente, los gatos prefieren que sus rascadores sean en forma de túneles. Estudios realizados demuestran cuánto incrementa la diversión un túnel en comparación a simples columnas o cajones del que se puedan colgar los gatos. ¿El material? Generalmente, los gatos prefieren la alfombra más que el hilo, ya que termina siendo mucho más resistente y no lo lastima.

Ahora, en caso de no disponer del dinero suficiente para comprar un moderno rascador, lo que deberá hacer es tomar un pedazo de alfombra vieja y un tronco, pegarla al mismo y ya tenemos rascador para nuestro felino.

Se ofrecen diferentes modelos de rascadores, hasta algunos de tres pisos. Muchos clientes buscan que el juguete de su gato tenga rascadores como columnas, una plataforma para que el felino salte, algún ovillo de lana colgando y también una pequeña cuna o cama, para que el gato repose después de su momento de diversión.

Muchos se deben preguntar cuál es la importancia de que nuestro gato realice todos estos trucos, movimientos y acrobacias. Bueno, la importancia es que el gato es un animal que no puede estar quieto, no puede guardar su instinto para nada.

Tienen la necesidad de correr, trepar, afilar sus uñas y estar en movimiento, es por eso que los rascadores son tan populares para quienes tienen gatos en un departamento o en una casa sin patio. Con estas acrobacias y juegos, el gato se entrena, aprende a medir distancias, tiempo y hasta mejora su fuerza, no por nada cuando jugamos con ellos se acercan acechando.

Si tienes una casa grande, y vuestro gato pasa mucho de su tiempo en varias de las habitaciones en la que no lo puedes controlar, es bueno que tengas varios postes colocados estratégicamente. Para ahorrar dinero te aconsejamos que lo construyas con los materiales más baratos que lo que cuestan los rascadores comerciales en su totalidad, puedes encontrarlos en tiendas especializadas. Utiliza material reciclado si lo deseas.

Pasos a seguir para construir tu propio rascador

Paso 1

Debes tener claro primero las medidas del poste antes de comenzar. Este poste deber ser estable, porque si este sea cae, tu gato puede encontrarlo incomodo y además dejar de usarlo. El poste tiene que tener como mínimo la misma largura de tu gato y un poco más para que este se acomode en su estiramiento.

Utiliza un poste de 12×12 centímetro o dos piezas de 6×12 centímetros que estén pegada juntas y córtalas a la largura que tu necesites.

Paso 2: Haz la base

Nuestra base tiene dos capas. La primera de ellas está hecha con tres secciones de 30 centímetros, 6×18 centímetros, de lado a lado. Debes cortar dos secciones de 6×18 centímetos para que coincidan con la anchura de la primera capa.

  • Coloca estas dos secciones en la segunda capa y en paralelo a nuestra primera capa.
  • Ata la capa superior a nuestra capa inferior utilizando tornillos de madera, Esto lo que hace es que sea un base muy pesada además de estable.

Paso 3: Cubre la base con el material para el rascado

Con algo que sea lo más parecido a una alfombra, cubre la base con este material. La cuerda natural está bien, pero lleva un buen rato enrollarla correctamente y además requiere unos buenos cuidados.

  • Debes asegurarte en clavar los clavos con un martillo. Intenta evitar que sobresalga para evitar que se pueda enganchar en las uñas de tu gato. Tu obligación es quitar cualquier elemento peligroso que pueda dañar a tu gato.
  • Si utilizas grapas, debes de golpearlas con un martillo para que queden lo más planas posibles.

loadInifniteAdd(44636);

Paso 4

Coloca el poste en el centro de la base. Agarra este poste a la base utilizando un tornillo en cada lado.

Paso 5: Cubre el poste

Cubre el poste para que tu gato no se haga daño

Paso 6: Coloca su juguete favorito

Pon su poste favorito para que juegue con él, así llamarás más su atención.