Escrito por

Raza de perros Cirneco del Etna

El origen de la raza de perros Cirneco del Etna, es anterior al año 3.000 a.c y hay múltiples versiones. Aristóteles en su libro “De natura animalium”, los nombra, también se han encontrado sus imágenes en las tumbas faraónicas, y en los yacimientos arqueológicos de Sicilia, Palermo, Messina, se han encontrado monedas con su imagen.

Aunque se dice que los Cirnecos son autóctonos, también se dice que fueron traídos desde Creta por los mercaderes fenicios. La geografía de la isla de Creta y el no cruzarse con otras razas contribuyeron para la formación de la raza.
Es una de las razas más antiguas, milenarias, que ha permanecido pura.
También se hablaba de que había perros Cirnecos, que tenían poderes sobrenaturales que cuidaban a los habitantes de Adrano.
Su nombre es por la región griega de Cirene y por la región del Etna en Italia. Esta raza que aguanta perfectamente tanto el frío como el calor, no tardó en adaptarse en las laderas agrestes del volcán llenas de cavidades y con muchos animales pequeños, siendo fáciles presas para ellos.
En la región del Etna gustan mucho de los conejos, de las liebres, y ellos son muy buenos cazadores de estas especies.
Más reciente, en un yacimiento en Paterno, se encontró un esqueleto de un perro que podría ser un Cirneco que tendría 1.500 años, lo que vuelve a hacer pensar que esta raza es autóctona de Sicilia.
Los campesinos los criaron en forma natural, pero a partir del 1930, se hizo en forma profesional. Son muy buenos compañeros y se pueden tener como mascotas.
Es un perro de talla mediana, llegan a medir 50 cm, y a pesar hasta 13 kg.

AnimalesMascotas

Newsletter