15 animales que viven en la Taiga

Estos animales son lo suficientemente tenaces como para llamar al bosque boreal su hogar. Osos Un toro pardo camina por el borde de una laguna en el norte de Finlandia. Los bosques boreales suelen ser excelentes hábitats para los osos. Apoyan a los osos pardos tanto en Eurasia como en Norteamérica, así como a los […]
AnimalesMascotas

Estos animales son lo suficientemente tenaces como para llamar al bosque boreal su hogar.

Osos

Un oso pardo camina por la orilla de un lago en el este de Finlandia.

Un toro pardo camina por el borde de una laguna en el norte de Finlandia.

Los bosques boreales suelen ser excelentes hábitats para los osos. Apoyan a los osos pardos tanto en Eurasia como en Norteamérica, así como a los osos negros asiáticos y a los osos negros norteamericanos en sus respectivos continentes.

El grueso pelaje de los osos les ayuda a soportar los gélidos inviernos de la taiga, al igual que su costumbre de engordar en otoño e hibernar en los meses más fríos. Al ser omnívoros, su dieta puede variar mucho según la especie y el hábitat. Los osos de la taiga pueden comer de todo, desde raíces, frutos secos y bayas hasta roedores, salmón y carroña.

Beavers

Un castor americano mastica un palo en el agua en Alaska

Los castores diseñan ecosistemas a su alrededor, lo que puede beneficiar también a otras especies.

Los bosques boreales albergan las dos especies de castor que quedan en la Tierra: el castor norteamericano y el castor euroasiático. Ambas especies se alimentan de madera y corteza, y también mastican árboles para construir presas en los arroyos, creando acogedores refugios que les ayudan a sobrevivir a los brutales inviernos del bioma.

Además de proporcionar un hogar a sus constructores, las presas de castor remodelan los ecosistemas que las rodean, convirtiendo los arroyos y ríos en humedales que benefician a toda una serie de otras especies silvestres. Aunque los propios castores sólo viven 10 ó 20 años, algunas de sus presas pueden durar siglos, abarcando docenas o incluso cientos de generaciones de castores.

Ranas de coro boreales

Una rana coral boreal se posa sobre la nieve y el hielo

Las ranas coro boreales son uno de los pocos anfibios que prosperan en la taiga.

La taiga no es un lugar fácil para los anfibios, debido a sus fríos inviernos y sus cortos veranos, pero algunos todavía se ganan la vida aquí. Una de ellas es la rana corista boreal, que habita en gran parte del centro de Canadá, incluida la taiga e incluso algunos hábitats de la tundra, así como en el centro de Estados Unidos.

Las ranas coristas boreales son diminutas, ya que miden menos de 4 cm cuando son adultas. Pasan el invierno hibernando, pero emergen a principios de la primavera, a menudo cuando la nieve y el hielo aún están en el suelo. Su llamada de cría es un trino «reeeek», como el sonido de los dedos al pasar por los dientes de un peine.

Escuche la llamada de la rana coralina boreal en la biblioteca de sonidos del Servicio de Parques Nacionales

Caribú (Reno)

Un caribú de bosque se encuentra en un bosque boreal en la nieve

El caribú de bosque vive en todas las provincias de Canadá excepto en las Marítimas.

Conocidos como caribúes en Norteamérica y renos en Europa, estos voluminosos ungulados son iconos del norte helado. Son famosos por sus masivas migraciones a través del hábitat de la tundra abierta, pero algunas manadas y subespecies también viven en los bosques boreales.

Una subespecie, el caribú del bosque boreal, es más grande que la mayoría de los demás caribúes y se encuentra entre los animales más grandes de la taiga. Estos caribús, que se encuentran en una amplia región de Canadá y Alaska, pasan la mayor parte de su vida entre los árboles de los bosques boreales y los humedales no perturbados. A diferencia de las enormes manadas migratorias que forman algunas subespecies, el caribú de bosque suele vivir en pequeños grupos familiares de 10 a 12 individuos.

Ballesteros

Pájaro piquituerto posado en un pino con piñas

El pico característico de los cruzados les ayuda a acceder a suficientes semillas para sobrevivir a los inviernos de la taiga.

La taiga se llena de aves en verano, ya que más de 300 especies utilizan este bioma como lugar de cría. Sin embargo, la mayoría vive allí sólo estacionalmente; cuando se acerca el invierno, hasta 5.000 millones de aves emigran de la taiga a climas más cálidos del sur.

Los insectos y muchas otras fuentes de alimento desaparecen en invierno, pero algunas especies de aves carnívoras o que se alimentan de semillas siguen viviendo en la taiga todo el año. Este último grupo incluye algunos piquituertos, por ejemplo, cuyo pico homónimo les ayuda a abrir las piñas de los pinos y a acceder a otras semillas de difícil acceso, lo que les proporciona un suministro fiable de alimentos durante el duro invierno boreal.

Lobos grises

lobo gris caminando por un claro del bosque al atardecer en Manitoba, Canadá

Un lobo gris camina en un claro del bosque cerca de la orilla de la Bahía de Hudson en Manitoba, Canadá.

Los lobos se han adaptado a una gran variedad de entornos en todo el mundo, desde desiertos y montañas rocosas hasta praderas, humedales y bosques de taiga. Suelen cazar en manada, lo que les ayuda a abatir grandes ungulados como ciervos, alces, alces y caribúes. Los lobos también son inteligentes e ingeniosos, y a menudo adaptan su dieta en función de la estación y el lugar. Pueden pasar de las grandes presas a animales más pequeños como conejos, roedores y aves, por ejemplo, mientras que algunas poblaciones cercanas a los ríos pueden aprender a centrarse en los peces. También se sabe que los lobos comen una gran variedad de frutos de los árboles, bayas y otros platos vegetarianos, y comerán carroña si las condiciones lo requieren.

Gran búho gris

búho gris posado en la rama de un árbol en la nieve

Los bosques boreales son el principal hogar de los grandes búhos grises, etéreas aves rapaces que se deslizan silenciosamente por los árboles en busca de sus presas. Son originarios de América del Norte, Escandinavia, Rusia y Mongolia.

Parecen grandes, y son una de las especies de búhos más altas, aunque esa masa es en gran parte plumas. Tanto el búho cornudo como el búho nival pesan más que el búho gris, y ambos tienen patas y garras más grandes. Los búhos grises pesan menos de 1,4 kilos, pero en invierno pueden comer hasta siete animales del tamaño de un topillo al día. Gracias a su excelente oído, son capaces de detectar a sus presas antes de que ataquen, incluso a través de la nieve.

Lynx

Lince canadiense asomándose a una colina nevada

El lince canadiense es una de las dos especies de lince que prosperan en los bosques boreales.

Hay cuatro especies de lince en la Tierra, dos de las cuales suelen vivir en la taiga. El lince canadiense ocupa una enorme zona de bosques boreales en Canadá, Alaska y el norte contiguo de Estados Unidos, mientras que el lince euroasiático se encuentra en gran parte del norte de Europa y Asia. El lince canadiense caza principalmente liebres de raqueta, mientras que el lince euroasiático, de mayor tamaño, también es conocido por capturar presas tan grandes como los ciervos.

Martens

La marta americana trepando por un árbol en la taiga

La marta americana es una de las varias especies de mustélidos que se encuentran en la taiga.

En la taiga prosperan diversos mustélidos, como el visón americano y europeo, el pescador y varias especies de marta, nutria, armiño y comadreja. Estos animales varían mucho en sus dietas y comportamientos, ya que viven en cualquier lugar, desde los árboles hasta los ríos, pero cada uno está bien adaptado a su manera a la vida en la taiga. La marta americana, por ejemplo, es un depredador oportunista cuya dieta puede cambiar con las estaciones, lo que le permite aprovechar una lista rotativa de fuentes de alimento, desde pequeños roedores y peces hasta fruta, follaje e insectos.

Alce

alce entre la vegetación de un bosque boreal

Los alces son unos de los mayores herbívoros de los bosques boreales.

Mosquitos

El mosquito Culiseta alaskaensis en Alaska

Los mosquitos abundan en la taiga; sólo en Alaska viven más de 30 especies.

Puede que la taiga no cuente con la diversidad de insectos de otros biomas más meridionales, pero los insectos que viven allí a menudo explotan en grandes poblaciones durante el verano. Quizá el ejemplo más conocido sean los mosquitos, cuyos enjambres crecen a veces en nubes chupasangre en la taiga, especialmente en los humedales. Estos mosquitos pueden resultar molestos, pero también son una valiosa fuente de alimento para muchas aves y otros animales autóctonos.

Ravens

dos cuervos posados en un árbol con vistas a un río

La inteligencia y la adaptabilidad ayudan a los cuervos a sobrevivir en la taiga durante todo el año.

El cuervo común es un córvido inteligente y adaptable, que ha encontrado formas de sobrevivir en hábitats de todo el hemisferio norte. Esto incluye la taiga, donde su ingenio y su dieta flexible les han ayudado a convertirse en una de las pocas especies de aves que habitan el bioma durante todo el año.

Tigres

Tigre siberiano caminando por la nieve profunda en la taiga o bosque boreal

Los tigres aún vagan por la taiga en algunas partes de Siberia.

Wolverines

Un glotón se asoma a la vegetación en un bosque boreal

En la taiga viven muchos mustélidos, como los mencionados visones, martas, nutrias, armiños y comadrejas, pero un mustélido se distingue de los demás tanto por su tamaño como por su tenacidad. El glotón es el mayor mustélido terrestre (sólo las nutrias marinas son más grandes y pesadas), y es famoso por su fuerza y ferocidad desmesuradas. Los glotones son principalmente carroñeros, pero también cazan presas vivas, incluidos algunos animales mucho más grandes que ellos, como los ciervos. Habitan en la taiga tanto en Norteamérica como en Eurasia, aunque su número y su área de distribución han disminuido en algunos lugares debido a la caza y a la degradación del hábitat por el ser humano.

También te puede interesar