Escrito por Tendenzias

El Petauro del azúcar

El petauro del azúcar es una especie exótica que poco a poco ha ido ganando popularidad en los hogares como mascota al igual que el hurón debido a sus hábitos alimenticios, su facilidad para sociabilizar y los cuidados menores que necesita.

Este animal en edad adulta mide una media de quince centímetros teniendo una cola que la mayoría de las veces es del mismo tamaño que su cuerpo. Los especímenes machos pueden pesar unos 150 gramos mientras que las hembras con una alimentación balanceada no pasan de los 120 gramos.

Si son bien cuidados, alimentados y se les brinda afecto, un petauro del azúcar puede vivir hasta quince años teniendo una esperanza de vida de doce años.

Alimentación del petauro del azúcar

El sistema digestivo del petauro no digiere como debería a las grasas por lo que sus dietas deben ser bajas en ellas, por lo que debemos evitar las semillas que tienen alto contenido en grasas como las castañas y, también son intolerantes a la lactosa por lo que la leche debe ser eliminada de su alimentación.

La dieta ideal de un petauro del azúcar debe estar compuesta por setenta y cinco por ciento de verduras y frutas, con bajo contenido de proteínas; una media de 25 por ciento en alimentos que sean ricos en azúcares y proteínas. Cuando son crías el nivel de proteínas puede ser más alto pero este debe disminuir una vez que dejen de ser lactantes.

Alimentación del petauro hecha en casa

Si tenemos dificultad para alimentar a nuestro petauro del azúcar, podemos prepararle en casa una papilla que contenga todos los nutrientes necesarios para su alimentación balanceada y que es sencilla de hacer porque necesitaremos alimentos que todos solemos tener en casa.

Para preparar la papilla necesitamos: 450 mililitros de miel, 450 mililitros de agua, 70-75 gramos de papilla para bebé (con elevado contenido de proteínas), tres huevos cocidos y pelados y unas dos a tres cucharadas de un polivitamínico. Todos estos ingredientes los mezclamos y batimos y dividimos en pequeños cubitos que pasarán a ser sus raciones para cada momento de alimentarlo.

Además, podemos darle algunos extras como una tajaditas de fruta cada tres a cuatro días; polen, pedacitos de carne de pollo, pipas de girasol, cacahuates, y, al menos una vez por semana un par de insectos como larvas de moscas, grillos, entre otros.

AnimalesMascotas

Newsletter