AnimalesMascotasby Tendenzias

Chinches: cómo encontrarlas y eliminarlas de la cama

Las chinches son pequeños insectos o bichos que se encuentran y se reproducen por toda la casa, en especial donde se acumula polvo o suciedad, en especial en la cama y nos pueden acabar afectando, tanto a nosotros como a nuestras mascotas. Es este artículo mostramos cómo son los chinches, cómo encontrarlos y los remedios […]

Las chinches son pequeños insectos o bichos que se encuentran y se reproducen por toda la casa, en especial donde se acumula polvo o suciedad, en especial en la cama y nos pueden acabar afectando, tanto a nosotros como a nuestras mascotas. Es este artículo mostramos cómo son los chinches, cómo encontrarlos y los remedios que existen para acabar con ellas. Os hablamos ahora de Chinches: cómo encontrarlas y eliminarlas de la cama.

Cómo son las chinches

El Cimex Lectularius, que vulgarmente conocemos como chinche o chinche de cama (traducido de bed bug en inglés), es un minúsculo insecto que se alimenta de la sangre humana y la de otros animales de sangre caliente. Comparte hábitat con los seres humanos y podemos encontrarlos en colchones, sofás y otro tipo de mobiliario.

Los chinches son de un color que está entre el rojo y el marrón, tienen una forma ovalada y aplastada, no tienen alas y tienen en el cuerpo unos pelos microscópicos que hacen que parezca que tienen franjas en el cuerpo.

Suelen estar activos durante la noche, aunque no exclusivamente.

Cómo encontrar chinches

Los chinches suelen ponerse en marcha cuando cae el sol, aunque también es posible verlos en acción durante el día. Normalmente, llegan hasta sus víctimas trepando a los sofás y a las camas, aunque también pueden trepar por las paredes hasta el techo y dejarse caer sobre las personas y los animales, porque tienen la capacidad de percibir tanto el calor como el dióxido de carbono que desprendemos los animales de sangre caliente.

Existe la falsa creencia de que los chinches no se pueden ver a simple vista y de que hace falta un microscopio para encontrarlos. Pues no, los chinches no son invisibles al ojo humano, ya que en realidad miden aproximadamente cinco milímetros (0,5 cm) y no se mueven lo suficientemente rápido como para escapar de la vista de un observador atento.

Con lo cual, para encontrar chinches debemos repasar con atención la superficie de nuestros sofás y camas en busca de motas rojas u oscuras. A veces, cuando tenemos chinches en la cama también es posible encontrar motas de sangre en las sábanas. Eso significa que hemos aplastado algún chinche con el peso de nuestro cuerpo y que la sangre que contenía en su interior se ha esparcido por la sábana.

Suele ser bastante común encontrar chinches en las camas de hoteles y hostales, así que debemos ser cuidadosos y evitar que nuestra ropa y, sobre todo, nuestra maleta se infesten, ya que podemos llevarnos los bichos a casa. Como dato, es conveniente saber que estos insectos pueden permanecer vivos hasta año y medio en un estado parecido a la hibernación.

Cómo se propagan las chinches

Ya hemos visto de qué modo podemos encontrar los chinches que se acumulan en casa y en especial en la cama, pero lo cierto es que a veces incluso ubicándolos y aplicando remedios para eliminarlos, es posible que sigan estando presentes en otras camas de la casa, o que pasen al sofá. ¿Cómo se propagan las chinches?.

Al contrario de lo que se pueda pensar, las chinches no tienen preferencia entre un espacio impecable o un ambiente sucio. Mientras tengan acceso a una fuente de alimentos, pueden vivir en cualquier lugar, por lo que pensar que las chinches se sienten atraídas solo por la suciedad y los escombros no es algo real del todo. Dicho esto, el desorden hace que sea más fácil para estos insectos esconderse, pero es más importante tener en cuenta que un ambiente repleto de lugares donde ocultarse es también un ambiente propicio para que las chinches se propaguen sin problema.

Piensa que la propagación de este insecto es muy rápida. Todos los días, las chinches pueden poner entre uno y 12 huevos, y entre 200 y 500 huevos en la vida. Esos números deberían hablar por sí mismos si te preguntas cuánto tiempo se tarda en contraer una plaga de chinches. De este modo, no pasará mucho tiempo para que el problema se salga de control, por lo que cuanto antes te comuniques con un profesional de control de plagas, o apliques los remedios que te ofrecemos más adelante, mejor será.

Las chinches necesitan comer sangre de  huéspedes de sangre caliente, generalmente humanos, para sobrevivir, y se esconderán cerca de sus fuentes hasta que estén listas para alimentarse. La rapidez con la que las chinches se propagan de una habitación a otra depende en parte del tiempo que tardemos en mover un mueble infestado, así como la ropa, equipaje y / u otro artículo doméstico de una habitación a otra. También pueden moverse por toda la casa en busca de otros anfitriones. Si las condiciones son favorables, continuarán reproduciéndose allí donde nos movamos.

Por otro lado, tenemos que considerar también los casos en los que las chinches se propagan de una casa a otra, dado que pueden viajar con nosotros cuando por ejemplo volvemos de unas vacaciones, o también ellas mismas se pueden desplazar de una casa a la otra de forma rápida (pueden llegar a recorrer un metro por minuto), antes de que nos demos cuenta de que están presentes. Por ello muchas veces, cuando se da una plaga de chinches en un piso de un edificio, esta es posible que se extienda además al resto de pisos.

Hemos de tener en cuenta también que la propagación de las chinches se gesta sobre todo después de alimentarse, ya que es en este momento cuando las chinches regresan a sus lugares ocultos para digerir y aparearse. Si las condiciones son correctas, un huevo puede madurar hasta convertirse en un adulto en tan solo un mes y medio, y cada chinche podría vivir entre cuatro meses y más de un año. Las chinches se centran en la alimentación y la cría y como resultado invadirán y se multiplicarán a la velocidad del rayo.

La propagación de chinches suele darse sobre todo a través de objetos, elementos, muebles, etc…pero es difícil que nosotros, como humanos, o que los animales, las propaguen. Las chinches necesitan sangre para reproducirse, pero no viven en huéspedes humanos. De hecho, la forma en que las chinches se propagan de persona a persona realmente no tiene nada que ver con las personas sino el movimiento de artículos infestados. Por ejemplo, los invitados pueden llevarlos a su casa sin saberlo después de sus viajes, y los niños pueden traerlos de regreso, ocultas en sus mochilas de la escuela.

Las chinches son oportunistas, se esconden y esperan hasta que sea conveniente alimentarse. Y si sus áreas son alteradas, encontrarán una manera de moverse. La rapidez con que se propagan las chinches depende realmente de nosotros y de la rapidez con la que actuemos para eliminarlas.

Factores de riesgo de las chinches

Las chinches son molestas y debemos procurar eliminarlas antes de que se propaguen y se conviertan en una plaga. Se alimentan de nuestra sangre, por lo que provocan no solo que nos pique la piel o que se inflame, sino que podemos llegar a pensar que pueden ser un factor de riesgo.

Los investigadores han teorizado durante muchos años que las chinches pueden servir como vectores para la transmisión de enfermedades. Para que una chinche de cama haga esto, se necesitaría que se dieran muchos condicionantes. El insecto debería ser capaz de adquirir un patógeno infeccioso, mantenerlo y luego poder transmitirlo a otro organismo.

Se sospecha sin embargo que más de 45 patógenos diferentes son portados por chinches, incluidos el VIH y la hepatitis B.1 También se ha aislado de chinches enterococos resistentes a la vancomicina (ERV) y Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA). Las chinches pueden tener la capacidad de transportar muchos patógenos, pero en este momento no hay un solo caso comprobado de transmisión de enfermedades por chinches a los humanos. Se necesitan más investigaciones para determinar si las chinches juegan un papel en la transmisión de la enfermedad y si son un factor de riesgo, al margen de ser molestas cuando pican.

Cómo eliminar las chinches

Los pesticidas y las fumigaciones han sido la manera más eficaz de deshacerse de las plagas de chinches. En los años 40 y 50 se usaron pesticidas DTT en los Estados Unidos y Europa, llegando casi a la erradicación de estos insectos.

De todas formas, los chinches siguieron campando a sus anchas en otros rincones del mundo, y hoy en día han vuelto y con fuerza a Estados Unidos y Europa. Además, ahora han desarrollado resistencia a diversos insecticidas, incluidos el DTT y otros organofosforados.

Erradicarlas se puede convertir entonces en algo complicado, pero existen remedios que son efectivos tal y como vamos a ver a continuación, aunque sin duda, una de las claves será saber que las chinches son sensibles a las temperaturas extremas; por lo tanto, la limpieza con vapor  puede ser útil para eliminar las chinches. Sin embargo, la limpieza con vapor puede no ser tan efectiva como pasar la aspiradora porque el calor puede no alcanzar chinches bien escondidas. La ropa de cama, las cortinas, la ropa y otros materiales lavables deben lavarse con agua jabonosa caliente y secarse durante al menos 20 minutos en una secadora caliente. Esto debería matar a la mayoría de las chinches y sus huevos. Por otro lado, puedes seguir también estos remedios.

Remedios para eliminar las chinches

Existen un sin fin de diferentes remedios para terminar con los chinches, aquí os mostramos un puñado de ellos:

El sol

Tan sencillo como poner el colchón o sofá infectado al sol. La luz directa y las altas temperaturas (superiores a 32 grados) terminan con los chinches tal y como señalado ya que las chinches no suelen soportar la calor.

Pasar la aspiradora

Aspirar el mueble afectado es uno de los métodos más populares para eliminar los chinches. Es importante aspirar toda la zona que rodea el mueble afectado, haciendo especial hincapié en grietas y demás recovecos en los que pueden esconderse los insectos.

Alcohol isopropílico

Los chinches no pueden vivir en entornos ácidos, por ello el alcohol los elimina. El modo de empleo es sencillo, solo se debe rociar los muebles afectados con una botella atomizadora repleta de alcohol isopropílico. Hace falta repetir el tratamiento repetidas veces con el paso de los días hasta que el problema remita y hayamos erradicado la plaga.

Vapor

Como ya hemos comentado, los chinches no pueden sobrevivir a las altas temperaturas, así que rociando y limpiando los sofás, los colchones o las alfombras afectados con vapor los chinches desaparecerán. Este es uno de los remedios que emplean las empresas de erradicación de plagas.

Tierra de diatomeas

Se trata de un elemento natural contra el que los chinches no pueden desarrollar resistencia y que no representa ningún tipo de toxicidad para el ser humano ni para el medio. La tierra de diatomeas provoca la deshidratación a los chinches, con lo que los bichos mueren en unos dos días.

Aislamiento

Se trata del método más rudimentario y casero, pero puede ser igual de efectivo. El objetivo de este no es tanto eliminar los chinches como evitar que vuelvan mediante el aislamiento.

Estos insectos tienen problemas para trepar por los cristales y las superficies de metal y tampoco pueden atravesar la vaselina, con lo cual puede ser interesante aislar la cama untando de vaselina las patas de la misma o metiéndolas en un pequeño bote con agua.

Congelador

El frío puede venir bien para eliminar las chinches en prendas de ropa. Puedes coger la prenda y colocarla dentro de una bolsa con zip. La colocas dentro del congelador y la dejas allí durante al menos 4 días.

También te puede interesar:

También te puede interesar