Juegos para perros en la terraza o jardín de casa

Jugar con tu perro es una manera maravillosa de poder estrechar los lazos con él, a la vez que resulta sano y divertido para ambos. Por ello, hemos seleccionado los mejores juegos para perros en la terraza o en el jardín de tu casa. Juego para perros: Traer la pelota Empecemos por los grandes clásicos […]

Jugar con tu perro es una manera maravillosa de poder estrechar los lazos con él, a la vez que resulta sano y divertido para ambos. Por ello, hemos seleccionado los mejores juegos para perros en la terraza o en el jardín de tu casa.

Juegos perros

Juego para perros: Traer la pelota

Empecemos por los grandes clásicos de los juegos, pedirle a tu perro que te traiga la pelota o el juguete elegido. Si juegas en la terraza es importante que tengas cuidado de que no se caiga a la calle el juguete.

Este juego sólo se trata de lanzarle algo y pedirle que vaya a por él. Para ello es importante que hayáis establecido este tipo de juego desde cachorros, pues si no es posible que le dé igual o que lo coja pero que no os lo traiga.

Para favorecer el aprendizaje de este juego en tu perro es recomendable que te guardes en el bolsillo algunas chucherías sanas para perros. De esta forma, le premiarás cada vez que te traiga la pelota y así refuerzas positivamente este tipo de juego.

Por supuesto, además de darle una chuchería, no te cortes en darle unos buenos mimos y alabarle con palabras, pues va a valorar más tus muestras de cariño que las chuches.

Juego para perros: Échale un pulso a tu perro

Le hemos llamado echarle un pulso porque veréis que se trata de ver quién puede más. Hay cuerdas – trenzas especiales para perros que tienen un nudo en los laterales, a la vez que hay otros juguetes o peluches que le pueden gustar.

Muy probablemente, cuando quiera jugar a este juego verás que te trae la cuerda y cuando la coges, no la termina de soltar. Si tú tiras también de la cuerda, él comenzará a ir hacia atrás y tú tendrás que mantenerte fuerte, cada uno tirando hacia su lado para ver quién puede más.

Si os fijáis en su relación con otros perros veréis que también juegan de esta manera con otros perros, ya sea con un palo o con una cuerda.

Juego para perros: Tú la llevas

¿Se puede jugar al «tú la llevas» con tu perro? La respuesta es clarísima, por supuesto.

Si todavía no habéis jugado nunca con él a este juego os puede parecer complicado pero, la verdad, es que entran al juego de forma facilísima. 

Comienzas a correr detrás de él (ve alentándole y diciéndole palabras mientras te lanzas a correr) y cuando le pillas, le das suavemente en el lomo con «tú la llevas«. Te lanzas a correr delante de él y verás cómo enseguida va detrás de ti, y probablemente te pilla enseguida.

Juego para perros: Simula un ataque

El lenguaje, verbal y no verbal, son fundamentales para que tu perro sepa que tus acciones son solo juegos y no amenazas directas.

Teniendo esto en cuenta, comienza a caminar lentamente, incluso agazapado hacia tu perro. Verás que no te quita el ojo de encima. En el momento que llegues hasta él, lanzas tu ataque. ¡Salta! Salta hacia él sorprendiéndole, simula como si le atacaras con ruidos, abrazos, pellizcos (no dolorosos), dale toquecitos en distintas partes del cuerpo, etc.

Juegos para perros: Escondite

Podéis jugar al escondite ya sea con los perros como con los gatos, simplemente tenéis que correr delante de ellos y ocultaros detrás de una columna o alguna zona que os permita esconderos, que sepa que estáis por esa zona y después deja que te busque.

Puedes darle pistas llamándole o haciendo ruidos, o si ves que es un experto en la materia y ha pillado estupendamente el juego, solo guarda silencio y espera a que te encuentre.

Juego para perros: Escondite con olfato

La primera vez que juguéis a esto estarás estableciendo las bases para que puedas seguir haciendo un escondite con olfato durante todas las veces que te apetezca.

Para este juego necesitarás escoger algún tipo de alimento que le guste mucho, ya sea un poco de pienso, unas chucherías, lo que tú quieras. Muestraselas, que las huela, pero no se las dejes comer.

Mantenlo atado a un lado de la terraza o del jardín, puede ver cómo te mueves, no pasa nada porque vas a agacharte a simular que vas dejando las chucherías por distintos sitios (puedes hacerlo si quieres, para que tenga más puntos de premio) y dejas la comida donde tú quieras. Oculta bien la comida para que no la encuentre enseguida, disimula lo mejor que puedas.

Una vez que ya hayas dejado toda la comida, regresa junto a él. Si ves que la cosa es muy fácil, dale una vueltecita sobre sí mismo y después ya le sueltas para que comience la búsqueda.

Para esos perretes que ya tienen el escondite con olfato muy pillado, puedes aumentar la dificultad impidiendo que él vea donde dejas las chucherías, añadiendo otros objetos para esconderlo (debajo de una caja vacía) o poner pistas falsas.

Juegos para perros: Atrapa el juguete

Este juego es mítico en gatos pero realmente funciona estupendamente bien también con perros, eso sí, es importante que si tu perro es bastante grande cuentes con un buen jardín o una terraza de buenas dimensiones, si no se va a llevar todo por delante para alcanzar su objetivo.

Coge uno de los juguetes que más le gusten y lo atas en el extremo de una cuerda. Una vez hecho esto, tienes infinidad de posibilidades para jugar:

Deja el juguete a su vista y tú te escondes. Comienza a mover el juguete sobre el suelo, sutilmente. La idea es llamar y capturar su atención hasta que se lance a por él y entonces tendrás que retirarlo rápidamente para que se mueva.

Avísale de que vais a jugar, le muestras el juguete y se lo lanzas. En cuanto veas que está a punto de cogerlo, coge cuerda y se lo lanzas en la otra dirección para que vaya corriendo a por él. Así constantemente, aunque déjale que de vez en cuando lo consiga para que no sea una carrera en vano.

Otros artículos que pueden parecerte interesantes son:

También te puede interesar