Por qué los hurones huelen mal

Son animales muy curiosos y divertidos que cada vez más se ganan un espacio en nuestros corazones y en nuestro hogar. Se están sumando como mascotas populares junto a otras especies exóticas muy solicitadas en los últimos años como los conejos, cobayas, jerbos o chinchillas. Pero a todas las virtudes que tienen estos animales, hay […]
AnimalesMascotas

Son animales muy curiosos y divertidos que cada vez más se ganan un espacio en nuestros corazones y en nuestro hogar. Se están sumando como mascotas populares junto a otras especies exóticas muy solicitadas en los últimos años como los conejos, cobayas, jerbos o chinchillas. Pero a todas las virtudes que tienen estos animales, hay que añadirles una contra o problema bastante común que es el mal olor que desprenden. ¿Por qué los hurones huelen mal? ¿Quieres descubrir las causas y ponerles remedio? Pues en este post te damos las respuestas que tanto estás buscando.

Por qué los hurones huelen mal

Por qué huelen mal los hurones

Todas las mascotas huelen mal si no se asea lo suficiente. Sin embargo hay casos especiales donde ni el exceso de limpieza es capaz de acabar con los aromas fuertes del animal o de su entorno. Para los novatos, el olor de su hurón puede resultar molesto, todo es cuestión de acostumbrarse, aunque es cierto que podemos adoptar algunas medidas para minimizar ese olor, como veremos más adelante.

Antes de continuar, nos entra la curiosidad por saber, ¿Por qué huelen mal los hurones? La respuesta está en unas glándulas que tiene el hurón y que se encuentran situadas junto al ano. De ahí su nombre: Glándulas Perianales. Estas son glándulas que no posee exclusivamente el hurón, sino también otros animales. Pues de hecho, a los perros se les suele higienizar estas glándulas cuando los llevamos a la peluquería canina.

Hurón en hamaca

Pero es que en el hurón, estas glándulas se suman a otras que el animal tiene repartidas por su cuerpo como, por ejemplo, en la nuca, aunque también por todo el cuerpo. Son glándulas que emiten hormonas y cuya función es defensiva, pero también de marcaje y protectora. Estas glándulas segregan unos aceites que se encargan de mantener el pelo del hurón lubricado y en buen estado. También se activan cuando los hurones se encuentran en peligro, y de ahí su olor fétido, porque tienen el objetivo de espantar a los enemigos.

Si nos centramos en las glándulas perianales, su líquido también funciona como lubricante para las heces, ya que es un animal que presenta problemas para ir al baño y estas glándulas le sirven de ayuda. En cuanto al resto de glándulas, en época de celo están especialmente reactivas, y es común que tengan un olor mucho más fuerte, ya que el organismo del hurón trabaja con ahínco para mostrar un pelaje más bello, para mantener lejos a la competencia y para comunicar al sexo contrario que está dispuesto para aparearse.

Hurón en sofá

No obstante, hay que aclarar que el hurón no siempre huele mal. Porque estas glándulas se activan unas pocas veces a lo largo de su vida (aproximadamente unas 5 veces). No es un aroma permanente el que tendremos que soportar si decidimos tener un hurón en casa, aunque sí tendremos que estar preparados y aceptar que estos animales tienen esta peculiaridad. Habrá veces que huelan tan solo un poco, mientras que en ocasiones sí notaremos su perfume más intenso.

Cómo evitar que los hurones huelan mal

Hay quien opta por someter al hurón a una cirugía para extirpar sus glándulas odoríferas. Esta no nos parece una buena idea, ya que las funciones de estas glándulas son importantes y debemos respetar la naturaleza del animal y cuidar de sus necesidades. Eliminar dichas glándulas será dejar al hurón sin sus defensas y expuesto a problemas de salud, ya que le priva de su lubricante para el pelo y para el aparato excretor. ¿Te imaginas que te lo hacen a ti?

Hurón gorra

Sí que hay otras medidas que podemos poner en práctica. Por ejemplo, castrar al hurón. Cuando tenemos una mascota, conviene castrar o esterilizar al animal, pues así aliviamos su tensión hormonal cuando entran en celo, además de protegerles de sufrir en el futuro problemas de salud en sus órganos reproductivos, y evita problemas de comportamiento agresivo o nervioso.

Si el hurón no entra en celo, no tendrá necesidad de activar sus glándulas odoríferas y, en consecuencia, no emitirá tan mal olor. Aquí tienes el primer remedio para evitar que un hurón huela mal. Sencillamente castrando a tu mascota, lo cual podrás hacer una vez que el animal ha cumplido los 5 meses de vida o una vez que haya tenido su primer celo. Con el tiempo te alegrarás de haberlo hecho, porque así podrás permitirte tener no un hurón, sino dos, para que tu amigo no esté solo.

Hurón jaula

Otra forma de minimizar el mal olor del hurón es lavar con frecuencia su jaula, sus objetos y su habitación. Cualquier animal que acumula heces, orina o que no se lava con asiduidad termina impregnando el espacio de un olor desagradable. Esto se previene tan solo limpiando su zona a diario y en profundidad cada pocos días o un par de veces en semana. Así no habrá olores.

Si eres una persona obsesionada con los olores y es importante para ti que ni se note que hay un hurón en casa, puedes recurrir a otros métodos no invasivos como es comprar un producto desodorante para hurones. En el mercado tenemos variedad de estas «colonias» para hurones, que podemos pulverizar sobre la jaula y en la habitación del animal. Eso sí, lee bien las indicaciones del fabricante y asegúrate de que puedes aplicarlo sobre el animal, o si solamente es para usar sobre la jaula.

Ahora sabes que los hurones huelen fuerte, así que si todavía no tienes un hurón como mascota, piénsatelo antes de adquirir uno y reflexiona bien acerca de si estáis dispuestos en casa a convivir con el olor del animal. En caso de que no queráis aguantar malos olores, mejor decantaros por otra mascota que no huela tanto.

Te invitamos a conocer más sobre el hurón como animal de compañía en el siguiente post:

Galería de imágenes Por qué los hurones huelen mal

AnimalesMascotas

También te puede interesar