AnimalesMascotasby Tendenzias

¿Por qué los gatos cazan ratones?

Muchos de los que tenemos gatos en casa, especialmente cuando dejamos que salgan al jardín o a la terraza a divertirse un poco, nos preguntamos acerca de por qué el minino insiste en jugar con ratones, y sobre todo en cazarlos. Especialmente cuando tiene en su comedero comida de enorme calidad, que de hecho le […]

Muchos de los que tenemos gatos en casa, especialmente cuando dejamos que salgan al jardín o a la terraza a divertirse un poco, nos preguntamos acerca de por qué el minino insiste en jugar con ratones, y sobre todo en cazarlos. Especialmente cuando tiene en su comedero comida de enorme calidad, que de hecho le encanta. ¿Por qué, entonces, al gato le encanta cazar ratones? Y, más aún, ¿por qué le gusta ofrecérselo como regalo a sus dueños?.  La respuesta la encontramos tanto en la biología como en su ascendencia.

Hasta hace menos de 100 años, los gatos domésticos eran en gran medida animales al aire libre. La gente tenía gatos, en especial, con el fin de controlar las plagas que azotaban por aquel entonces muchas casas y calles, fundamentalmente porque los gatos solían ser excelentes cazadores.

Solo tenemos que observar el comportamiento de los “primos” salvajes más cercanos al gato doméstico, el gato montés africano, para observar este maravilloso comportamiento de caza en acción. Estos gatos, por ejemplo, son animales nocturnos y cazan principalmente de noche. Poseen una audición tan precisa que a menudo es capaz de localizar a su presa únicamente a través de señales auditivas. Y, entre otros aspectos, cazan principalmente ratones, ratas, pájaros, pequeños reptiles e insectos. Además, como ocurre con nuestros mininos, rara vez beben agua (en esta ocasión, obtienen la humedad que necesitan a partir de las presas que consumen).

Por otro lado, los gatos también comen presas para obtener taurina, un aminoácido esencial. Dado que los gatos no producen la suficiente cantidad, necesitan obtenerla a través de la carne, que es la única fuente importante como para satisfacer las demandas del cuerpo del gato. Además, la caza es un instinto de supervivencia natural para los gatos: generalmente cazan sigilosamente, acercándose a sus presas lentamente y con mucha precaución, arrastrándose sobre sus estómagos, hasta provocar el salto de gracia.

Evidentemente, los gatos domésticos, que cazan en interiores, lo hacen menos que los gatos al aire libre, fundamentalmente porque no tienen acceso a los ratones.

¿Por qué el gato suele traer al ratón como regalo a casa?

En alguna ocasión, es bastante posible que tras dejar salir al jardín a tu gato, te encontraras una horrorosa sorpresa encima del felpudo o de la alfombra de entrada a casa. Y es que, en algún momento, el gato puede dejar un pequeño obsequio, o a veces, algo más grande en la puerta.

Muchos investigadores no están completamente seguros de por qué los gatos dejan presas muertas para sus dueños, pero piensan sobre todo que es por dos razones:

  • Como muestra de afecto por su dueño. Después de todo, les encanta perseguir, jugar y cazar a ratones. Por tanto, ¿por qué no debería compartirlo con su dueño?.
  • Como resultado de un instinto de crianza. Los gatos tienen una fuerte tendencia a proporcionar alimentos a su familia. Y, efectivamente, después de un tiempo, te considera parte de su “familia”.

Por otro lado, la manera en que los gatos llevan a cabo la caza también podría ser un factor a tener en cuenta. Les gusta jugar con su presa, acecharla y perseguirla hasta que aquello que estén cazando termine por agotarse. Y, por lo general, prefieren hacerlo cuando están en su territorio.

Por tanto, es totalmente normal que el felino cace un ratón y se lo coma, o simplemente lo “comparta” contigo. Aunque pienses que es algo horrible, tu gato probablemente piense que es algo absolutamente normal, ¡y además divertido!. No olvides algo fundamental: la caza es un comportamiento innato en los gatos, y es importante que puedan ejercer esta habilidad, incluso aún cuando únicamente estén “cazando” algún que otro juguete interactivo (como un ratón de peluche o una varita con plumas).

Eso sí, si el gato sale al aire libre o caza en el jardín, lo mejor es desparasitarlo al menos dos veces al año, ya que los roedores suelen portar parásitos intestinales que pueden infectar no solo a los propios gatos, sino también a los humanos.

También te puede interesar