Los mejores trucos para que tu cachorro deje de morder

¿Tu cachorro lo está mordiendo todo?, ¿A qué edad deja de morder un cachorro? Te contamos los mejores trucos para que tu cachorro deje de morder y te explicamos por qué hacen esto, lo que te permitirá llevar con más paciencia y entendimiento todo el proceso de aprendizaje. ¿Por qué muerden los cachorros? A pesar […]

¿Tu cachorro lo está mordiendo todo?, ¿A qué edad deja de morder un cachorro? Te contamos los mejores trucos para que tu cachorro deje de morder y te explicamos por qué hacen esto, lo que te permitirá llevar con más paciencia y entendimiento todo el proceso de aprendizaje.

Trucos cachorro no morder

¿Por qué muerden los cachorros?

A pesar de que puede llegar a ser un incordio, la realidad es que morder es un comportamiento normal en el desarrollo de los cachorros. Por tanto, no es que tu perro muerda mucho, es que todos los pequeños lo hacen, lo que no quiere decir que se le deje a sus anchas morder absolutamente todo puesto que de adulto puede derivar en problemas muy graves. Un cachorro siempre necesita unas directrices y orden para que aprenda a inhibir sus ansias de morder.

Algunas de las razones por las que los cachorros muerden os recordarán mucho a las diferentes fases de los bebés y sus razones para llevarse todo a la boca:

  • Los cachorros comienzan a realizar conductas exploratorias a partir de la tercera semana de vida. Para ello, tanto su sentido del olfato, la boca y en concreto la lengua (tiene muchas terminaciones nerviosas) le permitirán conocer los objetos.
  • El cambio de dentición les puede generar molestias en las encías, por lo que es frecuente que morder les genere cierto alivio. Por ello, hay huesos u otros objetos especializados a la venta en cualquier sección de mascotas.
  • Los cachorros tienen mucha más energía que los perros adultos, por lo que necesitan liberarla. Si no recibe una buena dosis de ejercicio físico y mental, es muy probable que no pueda descargar toda la energía que tiene y que sea un poco más trasto de lo habitual. Para ello, una de las salidas naturales que encuentra es mascar o morder.
  • Hay estudios que muestran la relación entre una mayor conducta de morder y un destete precoz de la madre y de sus hermanos. ¿Cómo es esto posible? Si alguna vez tenéis la oportunidad de ver a un cachorro con su familia, sin que se haya producido el destete, veréis que mediante el juego aprenden a inhibir la mordida y a que sea «marcar» y no morder. La madre no le permite morderla cuando mama, a la par que su hermano gemirá si le hace daño mientras le está mordiendo.
  • Muchos dueños afirman que sus cachorros les muerden las manos y es que los profesionales recuerdan que el movimiento de las mismas puede activar sus conductas predatorias. Por ello, es fundamental que se les enseñe que no es una conducta correcta, que no se refuerce dicha actitud como si fuera un juego.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que si tienes miedo de tu cachorro te va a resultar muy difícil poder enseñarle y no transmitirle tu pánico. Así que, ante situaciones como ésta o que ya puedas sentir que el cachorro está descontrolado, te recomendamos que consultes con un especialista para que él lleve la formación o haga un seguimiento de las pautas que debes de realizar.

Dicho lo cual, algunas ideas importantes para enseñarle a tu cachorro que deje de morder son:

Descargar energía

Para favorecer que deje de morder, tal y como indicábamos antes, es fundamental que tenga una manera sana y natural de poder descargar energía. Por ello, es importante que puedas jugar con él, que le plantees retos mentales y físicos, que esté activo. Verás cómo los días en los que no reciba este tipo de atención está más travieso o muerde más.

Hazle saber que te hace daño

Mencionábamos anteriormente que una de las maneras en las que aprenden los cachorros a modular e inhibir sus mordiscos es a través de la queja de a quien muerden. Dado que no tendrás a sus hermanos en casa, te toca a ti quejarte con un «Ayyyyyyyy» cuando te muerda y te haga daño. Debes de mostrarle que te ha hecho daño.

Marca unos límites firmes y claros

Puedes utilizar la idea anterior y combinarla con un «No» rotundo cuando lo consideres oportuno. Ha de ser un «no» firme, autoritario y tajante. Un «no» que le ayude a darse cuenta de que no es correcto lo que está haciendo y que así no vas a estar contento con él.

No juegues con él

Acompañando al no rotundo, interrumpe el juego directamente. No hay carantoñas ni hay medias tintas, no hay juego. Es más, aunque te pueda resultar difícil, aléjate de él y pasa de él para que pueda asociar que su mordisco implica que no vas a atenderle, que así los dos no os divertís. Si aún así te sigue, puedes encerrarte un momento en una estancia dejándole a él fuera. Lo que buscamos con esta idea es que pueda entender e interiorizar que así no puedes jugar.

No aceptes ningún mordisco

Progresivamente baja tu intolerancia a la mordida. No importa que sea una mordida que no te haga daño. Es necesario que aprenda que no puede morder, que la boca no puede ser una parte del juego entre tú y él, por lo que tendrás que seguir aplicando las tres medidas anteriores hasta que pueda inhibir por completo esta manera de conectar contigo.

Juguetes aptos para él

Cuando juegues con él utiliza algún tipo de juguete apto para él que favorezca que pueda aprender que el juguete sí se puede morder pero tus manos no. Lo que buscamos no es que el perro deje de ser un perro, es que el perro aprenda a no morder al humano, que pueda utilizar su boca para socializar con otros perretes graduando su mordida, que pueda descargar con sus juguetes pero que con los humanos su manera de relacionarse sea diferente.

No jugar a morder las manos

Os dejamos un vídeo que os puede resultar súper interesante para que podáis enseñarle a no morder las manos:

Otros artículos que pueden resultarte interesantes son:

También te puede interesar