Escrito por Tendenzias

Remedios para las picaduras de Pulgas

Las pulgas son unos minúsculos insectos que se alimentan de la sangre de los mamíferos, con lo cual, están clasificados como parásitos. Una de sus características principales es que pueden dar unos saltos muy grandes en proporción a su tamaño (igual que los saltamontes y las langostas), lo cual les permite pasar de un huésped a otro fácilmente.

Existen muchas especies diferentes de pulgas, a día de hoy se tienen catalogadas 1.900 tipos diferentes, y tienen muy mala fama porque han sido y son transmisoras de diversas enfermedades, como el tifus, la peste negra o bubónica y las tenias entre otras.

Cómo son las picaduras de pulgas

Las picaduras de pulga suelen tener forma circular pequeña, son de color rojo, con un punto en el centro, una pequeña hinchazón y producen bastante picor.

De todas formas, la característica principal que hace reconocibles las picaduras de pulga es que normalmente no suele haber una sola picadura, sino que la víctima padece un racimo de picotazos. Esto se debe a que las pulgas van dando saltos por la piel y picando a la víctima en cada punto en el que aterrizan. Como normalmente las pulgas suelen estar en camas, sofás y lugares del estilo en los que la persona duerme o permanece reposando durante un período extenso de tiempo, la víctima no se percata de las picaduras hasta que es demasiado tarde. Un signo inequívoco de la existencia de pulgas es la presencia de puntos negros o de motas de sangre sobre las sábanas (pulgas espachurradas).

Qué hacer con las picaduras de pulgas, ¿son peligrosas?

Como ya hemos comentado anteriormente, las pulgas chupan la sangre de sus víctimas, lo cual puede llevar a la transmisión de enfermedades. Y aunque no transporten enfermedades, la saliva que depositan en la piel pueden originar una dermatitis alérgica en individuos sensibles.

Por lo tanto, las picaduras de pulgas pueden llegar a ser peligrosas, aunque normalmente no lo son. Es muy importante no rascarse las picaduras, ya que al hacerlo la saliva de la pulga y la sangre agena penetran en mayor profundidad en la piel de la víctima.

Remedios naturales para las picaduras de pulgas

La mejor opción es prevenir las picaduras de pulga. Procurar que los animales con los que nos relacionamos estén libres de pulgas (que los perros tomen la pastilla, etc.), no tumbarse en la cama o sobre el sofá con la misma ropa con la que se ha caminado por el monte o el bosque, etc. Fregar el suelo con detergente mata los posibles huevos y las larvas de pulga.

Otra manera de evitar las picaduras de pulga es comer ajo, aunque puede que con este método no sean las pulgas lo único que ahuyentes.

Una vez picado por la pulga, se pueden conseguir remedios químicos en la farmacia, como antihistamínicos orales o corticoides tópicos, que alivian los síntomas. Pero, como ya sabemos, estos remedios artificiales también conllevan efectos secundarios para la salud y debemos evitarlos en la medida en la que sea posible.

Lo más importante es mantener la zona de las picaduras limpia y evitar rascarse. Existe una larga lista de remedios caseros para las picaduras de pulgas, aquí recopilamos los más efectivos y conocidos:

Bicarbonato sódico

Una opción es mezclar bicarbonato sódico con unas gotas de agua hasta formar una pasta y aplicarla sobre la zona de la picadura o las picaduras. Se ha de dejar el mejunje durante unos 15 minutos para calmar las molestias y el picor.

Cáscara de limón

Otra opción es hervir una cáscara de limón en un cuarto de litro de agua, dejarla enfriar (ya que el agua caliente puede aumentar la hinchazón), y posteriormente aplicar el líquido resultante con un algodón sobre las picaduras.

Vinagre

El vinagre limpia las picaduras gracias a su efecto antiséptico. Es interesante enfriar el vinagre en la nevera, ya que el frío tiene un efecto antiinflamatorio y alivia el escozor.

Albahaca y caléndula

Se tienen que machacar en un mortero unas hojas de albahaca y de caléndula con un poco de agua, y posteriormente aplicar el mejunje sobre la zona afectada.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Tan sencillo como preparar una infusión de té verde, negro, manzanilla o lavanda, dejarla enfriar e impregnar las picaduras con la ayuda de una gasa o un algodón.

Aloe vera

El aloe vera hace a la vez de antiséptico, de calmante y de cicatrizante, ideal para las picaduras de pulga. La mejor opción es cortar una penca de aloe vera, untar el gel sobre la zona afectada y dejar que la piel lo absorba.

También te puede interesar:

AnimalesMascotas

Newsletter
Lo más interesante
Contacta con nuestra experta veterinaria
Top 6
artículos
Síguenos