AnimalesMascotasby Tendenzias

Cómo tratar la alergia a los gatos: trucos y consejos

La alergia es un compañero molesto pero aún así hay personas que conviven con animales siendo alérgicos y no se da ni cuenta o, desde luego, tienen claro que no van a deshacerse de su mascota. Si es tu caso y tienes un gato, te explicamos Cómo tratar la alergia a los gatos: trucos y consejos.

Cómo saber si tienes alergia a los gatos

Si últimamente has notado que te resfrías más de la cuenta o que tienes un resfriado que no desaparece nunca, tienes muchas probabilidades de que no se trate de un resfriado sino más bien que sea una alergia. ¿Vives con gatos? Pues el riesgo de sufrir alergias cuando hay mascotas en casa se multiplica. Esto no quiere decir que tengas que decir adiós a tu amigo de cuatro patas, ni mucho menos. Dependerá de la gravedad de tu alergia pero, hay soluciones que te pueden ayudar a sobrellevar mejor esta situación.

Lo primero es saber si tienes alergia a los gatos o se trata de otra cosa. Hay una serie de pistas que te van a poner en alerta de que eres alérgico. La alergia a las mascotas presenta síntomas como los siguientes:

  • Moqueo
  • Estornudos insistentes
  • Ojos que pican, escuecen o se enrojecen
  • Nariz congestionada
  • La garganta, la nariz e incluso el paladar nos pica
  • La nariz gotea
  • Sufrimos ataques de tos
  • Nos cuesta respirar por congestión nasal
  • Sentimos el rostro apretado
  • Debajo de los ojos la piel se hincha y se vuelve azul
  • Nos cuesta dormir

En casos más graves, la alergia deriva en asma y las dificultades respiratorias aumentan. En tal caso sentimos síntomas como estos:

  • El pecho duele o sentimos opresión
  • Cuesta mucho respirar
  • Hay silbidos al respirar o sonidos en la respiración
  • Los problemas respiratorios, la tos o los silbidos no nos deja dormir

Además de todos estos síntomas, también la piel puede resentirse cuando se produce una alergia o reacción. Presentaremos urticaria o picazón en la piel y, en algunos casos, eccemas.

Conoce también sobre la alergia canina:

Hay que aclarar que, en general, cualquier animal con pelos puede producir alergia, aunque es más común en perros y gatos. Es la piel, en concreto, las células de la piel, y también de la saliva y la orina la que produce la reacción. La caspa de nuestros gatos (es decir, piel o células muertas que se desprenden), contiene proteínas que cuando somos alérgicos nuestro sistema inmunológico no consigue tolerar.

La saliva de los animales queda impregnada en muebles, suelos y alfombras. Mientras que la caspa que sueltan es muy fina y queda en el ambiente.

Cómo tratar la alergia a los gatos

El primer paso para tratar la alergia a los gatos es acudir al médico para que te haga un diagnóstico y verifique que, efectivamente, tienes alergia a tu mascota. Para ello, te hará una serie de preguntas encaminadas a comprobar cómo reacciona tu organismo y qué síntomas presenta en determinadas situaciones cotidianas. También examinará tu nariz, pues en casos de alergia, las paredes de la nariz están inflamadas, pálidas o tienen un tono azulado.

Aparte podrá solicitar que te realicen pruebas de alergia sobre tu piel, inyectando en ella distintos tipos de alérgenos, incluyendo proteína de animales. Pasados unos 15 minutos desde que se aplica el alérgeno, si eres alérgico, tu piel reaccionará, por ejemplo, saliendo una roncha roja y que causa picor o enrojecimiento sobre la zona. No te preocupes porque esta molestia será pasajera y solo durará un rato.

También es posible que tu médico solicite muestras de sangre para detectar con más eficacia, anticuerpos específicos que reaccionan frente al alérgeno. Es útil para conocer el grado de sensibilidad hacia el alérgeno.

La primera medida para tratar la alergia es apartar lo más posible de nosotros el alérgeno. Ahora bien, ya sabemos que no piensas decir adiós a tu mascota, y por supuesto lo comprendemos. No obstante, tendrás que tomar una serie de precauciones y medicamentos para convivir lo más en posible con tu mascota y con tu alergia. Hay medicamentos que tu doctor te recetará como los antihistamínicos, los corticosteroides y los descongestivos. En algunos casos, puede mandarte modificadores de leucotrienos.

Además, puedes iniciar un tratamiento con inmunoterapia, es decir, recurrir a las famosas vacunas. Es un tratamiento pesado, pues tienes que vacunarte una o dos veces por semana y aplicar vacunas de refuerzo de manera gradual cada cuatro semanas durante un periodo de entre tres y cinco años. Suele ser un tratamiento que se reserva para casos donde el resto de tratamientos han fracasado.

Mira gatos con pelo corto en Razas de Gato | Gatos Brasileño de Pelo Corto

Si se te obstruye la nariz, puedes hacerte irrigaciones nasales con soluciones salinas para limpiar tu nariz de mucosidad y poder respirar bien.

Trucos para tratar la alergia a los gatos

Aparte de los tratamientos médicos para combatir la alergia a los gatos, es fundamental una buena higiene de tu hogar. Ten en cuenta que los pelos y la caspa del animal está por todos lados, quedándose en alfombras, fundas, ropas, muebles y hasta en el aire. Así que tendrás que limpiar mucho y ventilar con frecuencia. Lógicamente cuanto más tiempo pases en presencia del animal o de sus alérgenos, más notarás tu alergia.

¿Piensas adoptar una mascota?

Si aún no tienes gato y quieres adoptar uno, procura que tenga el pelo corto. A más pelo, más caspa y más peligro. Además, es importante que el animal esté bien cepillado para que no vaya soltando pelo por ahí. Como lo pasarás mal, si vives con alguien o puedes pedir el favor, deja que sea otra persona quien cepille y asee a tu gato. E incluso ayudará que le aplique una crema hidratante al animal, ¿por qué? Porque de este modo, al tener la piel más hidratada, desprenderá menor cantidad de células muertas y, con ello, la caspa y la proteína no estarán tan presente en el ambiente.

Por otro lado, no coloques alfombras ni demasiados peluches, mantas o tejidos que puedan impregnarse de pelo, piel, saliva y orín del animal. Y cada vez que toques al gato o sus cosas, lávate las manos.

Conoce a este gato sin pelo: Gato Sphynx o egipcio: Pepe, el gato de Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez

Hay razas de gatos sin pelo que son ideales para las personas alérgicas. Si amas los gatos peludos, tenemos una sorpresa, porque el gato Siberiano no causa alergia. Además, ten en cuenta que las hembras son menos causantes de alergias y que los gatos castrados igual, así que castra a tu gato y, si tienes una gatita, mejor que mejor.

Por último, procura que tu gato no entre a tu dormitorio y, por supuesto, que no duerma contigo. Reserva alguna estancia libre de gato en tu casa, para tu bienestar y que tu organismo descanse del alérgeno.

Te puede interesar:

También te puede interesar